viernes, 6 de mayo de 2011






A la gente la tiende a marcar con más facilidad los momentos de tristeza, las desiluciones y los fracasos que el roce de una hoja de otoño al caer.



debo confesar, que extraño ser feliz.